Una cubana recurrió a las redes sociales para denunciar la desaparición de su perro, un pastor alemán, en el distrito de Guantánamo, al mismo tiempo que pidió a sus dueños que lo devuelvan, porque para ella representa una fuente inagotable de amor.