La sequía en La Habana obligó a Cuba a salir a protestar por la falta del servicio de agua.