Los cubanos tendrán un 25% más de precios de la electricidad y del gas licuado a partir del 1 de marzo, cuando entrará en vigor una nueva tarifa diseñada para “corregir las distorsiones” que arrastra desde hace años el presupuesto estatal, según el Gobierno. El aumento de precio afectará a quienes consuman más de 500 kilovatios (kWh) por hora de electricidad y a quienes reciban balas de gas, quienes pagarán 225 pesos, 45 más que los 180 actuales.

Durante su comparecencia en el programa televisivo Mesa Redonda este lunes, el ministro de Energía y Minas, Vicente de la O Levy, y de Finanzas y Valores, Vladimir Regueiro Ale, se quejaron de que su objetivo no es dañar aún más los bolsillos de los cubanos, sino a “los que más gastan” y encontrar un sistema “justo” para castigar y restaurar las arcas estatales en el proceso.

En la práctica, los precios del gas subirán en marzo, pero el pago del actual no se producirá hasta principios de abril.

En el caso del gas licuado, los ministros admitieron que el argumento del “ahorro” no explica el aumento de precio para los 1.700.000 consumidores que hoy lo reciben, pero en cualquier caso el coste adicional “contribuirá a la eliminación de las subvenciones a las importaciones”. Y transporte a puntos de venta en todo el país.

En el caso del gas licuado, los ministros reconocieron que el argumento del “ahorro” no explica el aumento de precio para los 1.700.000 clientes actuales.

De la O Levy destacó que desde hace varios años se estudia cómo pagar más a los “altos consumidores”, que en 2023 eran 107.570 clientes del sector residencial de 4.078.909. El alto cargo intentó tranquilizar a los presentes con un dato: sólo el 2,7 de los miembros de este sector utilizan habitualmente más de 500 kilovatios hora, aunque en julio y agosto esta cifra “aumentó hasta los 217.000 clientes”, frente al 5,4% de los clientes.

El sector no residencial (el 39% de los consumidores del país, según el ministro) es más fácil de controlar. “Lo aguantamos”, celebró, en referencia a las constantes inspecciones y restricciones energéticas que su oficina ha ordenado en todo el país.

“No se trata de perjudicar a nadie”, subrayó. “Sabemos que tenemos reservas para lograr ahorro en nuestras viviendas, que podemos ajustarnos a 500 kWh o muy cerca sin reducir el nivel de vida. Hay clientes que superan los 500 kWh en julio y agosto, pero luego el resto de los nueve años.”

El ministro explicó que los consumidores pagan alrededor de 2 mil 451 pesos por consumir 600 kWh con la tarifa actual, pero a partir de marzo deberán pagar 2 mil 681. El aumento es de sólo 230 pesos, aclaró, porque el recargo aplica sólo a los kWh que superen los 500, sujeto a penalización.

Continuó: “Cuando sea de 700 kWh, hoy pagarás 3 mil 396 pesos; con la nueva tarifa será de 3 mil 862 pesos, con un aumento del 13%. El consumidor de 1,800 kWh, su costo aumenta un 22%. Actualmente paga 14,901 pesos, pagará en el futuro 18,355 pesos”, y así sucesivamente.

Durante el programa, ambos ministros informaron sobre la situación que, según ellos, hacía imperativa la subida de precios.

El aumento en el precio del gas “descargará” a la estatal Unión Cuba-Petrólio (Cupet) de unos 280 millones de pesos que debía solicitar al Estado para gastos de transporte y otros costos, alegó, por su parte, Regueiro Ale. “No es precisamente el ahorro lo que se incentiva, pero sí hemos podido recuperar la reducción de subsidios en esa cadena de valor, porque la empresa (Cupet) reconoce los costos y gastos que está incurriendo”, afirmó.

Una red de trabajadores sociales ha identificado “individuos y grupos vulnerables” que no podrán “hacer frente” a los nuevos precios y para quienes se estudian medidas, como “subvencionar a las personas que necesitan cuidados especiales en función de su asequibilidad, para su poder adquisitivo.” “.

Durante el programa, ambos ministros informaron sobre la situación que, según ellos, hacía imperativa la subida de precios. En primer lugar, 2023 es un año récord en cuanto a consumo de electricidad, alcanzando los 64,5 gigavatios hora en julio.

Es más, en 2023 ingresaron a Cuba 2.300.000 electrodomésticos, menos que en 2022 -3.430.000 aparatos-, pero mucho más que en 2021, cuando arribaron 2.240.000. La isla cuenta con medio millón de motos eléctricas, “que en su mayoría se cargan con el sistema eléctrico y no con fuentes de energía renovables porque aún no tenemos ese potencial”, informaron.

De la O Levy también aseguró que los inspectores detectan cada vez más fraudes eléctricos y que el hecho de que el país tenga escasez de contadores facilita el aumento de la ilegalidad.

De la O Levy también aseguró que los inspectores detectan cada vez más fraudes eléctricos y que la escasez de medidores que vive el país facilita el aumento de la ilegalidad, lamentó. “Lo otro es el fraude por alterar el metro, desviar circuitos desde casa o tomar conexiones directas fuera del metro. Estamos luchando duro. Vamos por 226.000 fraudes la última legislatura y sabemos que se están cometiendo fraudes porque “Estamos generando energía y cargando. Leyendo la diferencia de energía. Hay pérdidas comerciales, pero la diferencia es que nos las están robando. Casi lo que nos están robando lo genera Guiteras”, explicó.

La subida de los precios de la electricidad y el gas sigue a la del combustible -que también informaron los ministros este lunes-, cuyos precios aumentarán varias veces a partir del 1 de febrero.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

su equipo 14 medios Comprometido con un periodismo serio que refleje la profunda realidad cubana. Gracias por acompañarnos en este largo viaje. Te invitamos a continuar con nuestro apoyo, pero esta vez convirtiéndote en miembro de nuestra revista. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.