La joven cubana, Solmira Martínez Pérez, vive una situación crítica después de más de un año de encarcelamiento arbitrario y torturas a manos del régimen castrista.