Ibrahim Domínguez Aguilar, preso político que fue sentenciado a diez años de prisión tras las protestas del 11 de julio, fue víctima de una severa agresión por parte de miembros del cuartel penitenciario de Boniato.