Una anciana, residente en el oriente de Cuba, envió un contundente mensaje al dictador Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez, conocido como el “Poste Dedo”.