Los cubanos han llegado a niveles extremos de escasez, y una de las principales carencias en la isla es el agua.