Un desgarrador hecho dejó de luto a la provincia de Sancti Spíritus hace unos días, cuando un niño de casi tres años falleció tras tomar medicamentos para el corazón que no le habían recetado.