En Internet han difundido extractos de un sermón del sacerdote católico Rolando Montes de Oca, como reflejo de la triste realidad cubana.