El régimen cubano decidió extender hasta el 30 de junio la importación no comercial de alimentos, artículos de tocador, medicinas e insumos médicos.