El asesinato de Myriam Esserne Mumbi es un tema pendiente para la dictadura castrocanelista. Hoy el feminicidio es libre y el hijo de la víctima está preso.