La mejoría en la salud de la niña cubana, Amanda Lemos Ortiz, quedó patente en el radical cambio físico que sufrió en menos de un mes en España y tras tres intervenciones quirúrgicas, incluido un trasplante de hígado.