Un joven cubano lleva ocho años postrado en cama, cansado de tanto sufrimiento, por lo que pide la muerte.