Una joven cubana llamada Kendra se gana la vida vendiendo canciones en el malecón habanero, ante la profunda crisis que vive el país y la falta de oportunidades laborales.