Una madre cubana desesperada amenazó con suicidarse mientras sostenía a su hijo pequeño en brazos en el este de La Habana.