Un nuevo caso de violencia doméstica conmocionó a los vecinos del sur de Florida, cuando una madre y su hijo fueron encontrados muertos dentro de su casa, en un aparente asesinato e intento de suicidio.